2019 DelfinoCo Negocios.

All rights reserved: DelfinoCo

La economía mundial se ha roto. El capitalismo inclusivo puede arreglarlo

Tuesday, January 24, 2017

 

El gran químico del siglo 19 Louis Pasteur dijo una vez, "la ciencia no conoce el país, porque el conocimiento pertenece a la humanidad, y es la antorcha que ilumina el mundo." Las tecnologías innovadoras e ideas de hoy en día están demostrando lo dicho por Pasteur en formas que posiblemente él no podría haber imaginado. De hecho, el avance que está impulsando la cuarta revolución industrial pertenece a toda la humanidad.

 

Si bien el impacto de la innovación es global, afecta a diferentes poblaciones en formas dramáticamente diferentes. Para algunos, realidades rápidamente cambiantes han mejorado sus perspectivas económicas; para los demás, que se quedan atrás por este progreso, proyectan una sombra de insatisfacción con la economía mundial. Para aquellos de nosotros que creemos en el poder de la innovación para promover las oportunidades y la prosperidad en todo el mundo, es el momento de redoblar nuestros esfuerzos para forjar un capitalismo más inclusivo donde los beneficios son experimentados por todos.

 

No existe la pregunta que, históricamente, la innovación y el comercio mundial han sido enormes fuerzas de progreso. De acuerdo con los últimos datos disponibles, la economía global es más de cinco veces más grande de lo que era hace medio siglo, y el PIB per cápita se ha duplicado más que en el mismo período. Estos números representan más que mayores beneficios para las empresas: también ascienden a millones de puestos de trabajo creados y miles de millones de vidas mejoradas. En el 2015 el Banco Mundial estimó que la proporción de la población mundial que vive en la extrema pobreza había caído por debajo del 10% por primera vez - por debajo del 40% durante apenas tres décadas en agosto.

 

También es evidente que la economía global no está sirviendo a todos por igual. De hecho, muchas personas creen que no está sirviendo a todos ellos - y con buena razón. En julio de 2016, el McKinsey Global Institute publicó un extenso informe sobre los ingresos en 25 economías avanzadas en todo el mundo, encontrando que entre el 65% y el 70% de los hogares estaban en los segmentos de ingresos cuyos ingresos promedio estancado o ha disminuido entre 2005 y 2014.

 

Esa cifra es aún más sorprendente si se compara con los 12 años anteriores a 2005, cuando menos del 2% de los hogares estaban en segmentos con ingresos planos o caída. No debe sorprender, entonces, que la mayoría de los ciudadanos en varios de estos países digan que la economía ya no es una fuerza global para el bien.

 

Esta frustración es claramente justificada. Sin embargo, con el fin de impulsar el progreso, hay que tomar medidas para arreglar lo que está mal en la economía mundial, mientras que activamente participan en ella. Sin una acción decisiva e inclusiva el riesgo económico sólo sigue creciendo. Y si bien los gobiernos tienen un papel indispensable que desempeñar, el liderazgo del sector privado es menos esencial.

 

Hoy en día, el sector privado tiene una oportunidad real de avanzar en un nuevo tipo de capitalismo que no sólo genera ganancias para las empresas, sino que realmente crea oportunidades y prosperidad para todos. Por supuesto, esto no será fácil de lograr. Será necesario que las empresas individuales, particularmente aquellos con alcance global, asuman las responsabilidades tradicionalmente fuera de sus misiones y más allá de sus balances. Las compañías necesitarán hacer más para maximizar el valor que crean para todas las personas y comunidades que su negocio afecta. En estas formas esenciales, podemos redefinir el papel de las empresas en la sociedad.

 

Esto no quiere decir que las corporaciones deberían convertirse en organizaciones benéficas. Muy por el contrario: las empresas que crecen y tienen éxito en este entorno volátil serán las que creen el máximo valor para la sociedad en su conjunto. Las empresas que definen el siglo 21 reconocerán que su licencia para operar no es simplemente concedida por los accionistas o los gobiernos; también se obtiene a través de las soluciones que ofrecen, los puestos de trabajo que crean, y el papel que desempeñan en las comunidades de todo el mundo.

 

El capitalismo inclusivo está a punto de volver a abrazar el objetivo de negocio: solucionar problemas y mejorar de la vida de las personas. Especialmente en una época de incertidumbre - con tantos grandes retos globales para resolver - es la única manera de garantizar que el progreso obtenido durante el siglo pasado continuará en el próximo siglo y más.

Please reload

CentroAVP HorizontalBanner-02.png
piero-banner-lateral-1.jpg
Follow Us
  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Google+ B&W
  • YouTube B&W
Recent Posts
Please reload

Search By Tags