top of page

Opinión: Fed Contundente; Recesión en Segundo Plano

Actualizado: 22 nov 2022


La Fed hizo efectivo el pasado miércoles 2 de noviembre un nuevo aumento a la tasa referencial al crédito de consumo como esperado, con un anunciado aumento de 75 puntos básicos, al cierre de la reunión del Federal Open Market Committee (FOMC). Con este aumento, dicha tasa llega a un rango de 3.75% a 4%, el nivel más alto desde el 2008. Con este aumento se busca encarecer el endeudamiento, con ello frenar el consumo y así seguir reduciendo la inflación. Además, se espera un posible aumento adicional de 50 puntos básicos en diciembre, según el anuncio realizado en la reunión anterior.


Hasta el momento, el anuncio del pasado Martes no ha hecho referencia alguna sobre el aumento que se podría dar en Diciembre, tan solo acertando a adelantar que la Fed continuará realizando aumentos como vean necesario para controlar la inflación. Con esto, la Reserva Federal buscaría reducir la atención a la velocidad en que se harían los próximos aumentos, aunque para muchos analistas se prevé que los próximos aumentos serían menos agresivos. Múltiples encuestas a economistas en los EEUU han mostrado que cuatro de cada cinco economistas esperan que el próximo aumento en Diciembre podría ser de 50 puntos básicos.


Esta perspectiva a la baja en la velocidad en que se viene aumentando la tasa referencia al crédito de consumo, responde en gran parte a los más recientes resultados en empresas logísticas como Amazon y Maersk, quienes nos muestran una fuerte caída en la demanda de sus servicios. El grupo Maersk anunció el pasado Miércoles sobre una pronunciada reducción de la demanda en transportes y logística a nivel global, recortando sus proyecciones de demanda de contenedores este año en un 2% a 4%, aun cuando en el tercer trimestre superó su expectativas. Proveedores de microprocesadores como Intel también han reportado debilitación en la demanda e inclusive despidos masivos en el corto plazo. Este tipo de reportes son indicadores de un mercado en camino a una recesión, con demanda a la baja y despidos masivos en camino. El sector bienes raíces y las industrias relacionadas, es la más afectada desde que la Fed empezó a encarecer el crédito y seguirán sufriendo mayores caídas en la demanda conforme sigan subiendo las tasas de interés en los próximos meses. Con ello, podemos esperar más despidos aún en camino.


A su vez, no todo es negativo. Mientras el mercado va frenando y el endeudamiento se va encareciendo, la administración Biden ha conseguido reducir el déficit nacional a la mitad comparado al periodo del año anterior (Oct 2020 - Sep 2021), según reportes del Departamento del Tesoro. En parte se puede atribuir a una economía abierta, robusta, con pleno empleo, salarios crecientes, demanda en niveles pre-pandemicos, además de los beneficios tributarios recibidos de los altos precios del petróleo y el gas. Dichos recursos energéticos se han vuelto grandes fuentes de ingresos para el gobierno de los EEUU, representando más de 300 mil millones de dólares anuales en ingresos para el Tesoro en los últimos años, más del doble de lo que representaba en el periodo 2015-2020.


Esto se da dentro en un marco en el que la administración Biden consiguió aprobar tres grandes paquetes de incentivos, el Infraestructure Investment and Jobs Act, el Chips Act y el Inflation Reduction Act. Estos paquetes financiarán grandes proyectos de infraestructura de transportes para modernización, mejoras y mantenimiento, reducirían la dependencia en proveedores externos de microprocesadores y fuentes de energía fósiles, mientras que a su vez se crean empleos de altos ingresos en industrias estratégicas para la nueva economía mundial.


Es importante tener en cuenta que EEUU ha pospuesto por largo tiempo la modernización de su infraestructura de transportes, mientras que países como China han realizado grandes inversiones para reducir su costos logísticos y mejorar su ventaja competitiva. La producción de microprocesadores en el mundo se encuentra concentrada en Taiwan, sin poder cubrir la creciente demanda y menos aún responder a una situación de emergencia en la cadena de abastecimiento durante la pandemia. Asimismo, la producción de petróleo se encuentra manipulada por el cartel de la OPEP+, cuyo principal interés es mantener la producción lo suficientemente baja como para mantener los precios del petróleo en promedios altos de 90 dólares el barril.


Por esto, la implementación y distribución de estos fondos, así como la calidad de los proyectos relacionados a estos tres paquetes serán esenciales para salir de la recesión-por-venir con grandes mejoras y para el futuro de la ventaja competitiva de los EEUU.


40 visualizaciones0 comentarios
bottom of page