top of page

Opinión: Fed Conseguiría Ansiado Soft Landing


El pasado Miércoles 4 de Enero a las 2pm la Reserva Federal publicó las minutas de la última reunión que sostuvo el Comite Federal de Mercado Abierto, el pasado Diciembre 13 y 14 del 2022. Al cierre de dicha reunión, se publicaron nuevas proyecciones mostrando una inflación más alta de lo esperado a finales del 2023, lo que concluyó con un amplio apoyo a la noción de necesitar elevar las tasas de interés por encima del 5% en el 2023. En el pasado septiembre, se proyectaba que bajo la ruta establecida se llegaría a una tasa de 2.8% al cierre del 2023, pero la proyección más reciente al cierre del año proyectó que cerraría en 3.1%. Recordemos que seguido de cuatro aumentos de 75 puntos básicos, se cerró el año con un aumento de 50 puntos básicos el pasado diciembre, llegando a 4.25% y 4.50%. Con ello se espera que en Febrero y Marzo podrían realizar aumentos de 50 y 25 puntos básicos adicionales respectivamente hasta llegar a la tasa de 5% prevista, para mantenerse a ese nivel hasta el primer trimestre del 2024 aproximadamente y paulatinamente ir reduciendo la tasa de interés como la Fed vean necesario para mantener la tasa de inflación en la meta de 2%, cuidando de la tasa de desempleo como su mandato lo requiere.


Con esto, la Reserva Federal buscaría priorizar la predictibilidad y estabilidad monetaria, manteniendo así la fortaleza del dólar frente a otras monedas del mundo. Aunque para algunos analistas se debería reducir el aumento de Febrero a solo 25 puntos básicos, la mayoría de analistas coinciden que la Fed debería mantener la proyección, ya que la inflación podría ser mucho más persistente de lo que se piensa, en especial en un escenario en el que una reapertura de China significaria una reaceleración de la inflación, especialmente impulsada por aumentos en los precios del petróleo y otras materias primas.


Grandes empresas logísticas como Amazon y Maersk, muestran una fuerte caída en la demanda de sus servicios. Proveedores de microprocesadores como Intel también han reportado debilitación en la demanda e inclusive despidos masivos en el corto plazo. Este tipo de reportes son indicadores de un mercado en camino a una recesión, con demanda a la baja y despidos masivos en camino. El sector bienes raíces y las industrias relacionadas, es la más afectada desde que la Fed empezó a encarecer el crédito y seguirán sufriendo mayores caídas en la demanda conforme sigan subiendo las tasas de interés en los próximos meses. Con ello, podemos esperar más despidos aún en camino.


A su vez, no todo es negativo. Mientras el mercado va frenando y el endeudamiento se va encareciendo, la administración Biden ha conseguido reducir el déficit nacional a la mitad comparado al periodo del año anterior (Oct 2020 - Sep 2021), según reportes del Departamento del Tesoro. En parte se puede atribuir a una economía abierta, robusta, con pleno empleo, salarios crecientes, demanda en niveles pre-pandemicos, además de los beneficios tributarios recibidos de los altos precios del petróleo y el gas. Dichos recursos energéticos se han vuelto grandes fuentes de ingresos para el gobierno de los EEUU, representando más de 300 mil millones de dólares anuales en ingresos para el Tesoro en los últimos años, más del doble de lo que representaba en el periodo 2015-2020.


Esto se da dentro en un marco en el que la administración Biden consiguió aprobar tres grandes paquetes de incentivos, el Infraestructure Investment and Jobs Act, el Chips Act y el Inflation Reduction Act. Estos paquetes financiarán grandes proyectos de infraestructura de transportes para modernización, mejoras y mantenimiento, reducirían la dependencia en proveedores externos de microprocesadores y fuentes de energía fósiles, mientras que a su vez se crean empleos de altos ingresos en industrias estratégicas para la nueva economía mundial.


Es importante tener en cuenta que EEUU ha pospuesto por largo tiempo la modernización de su infraestructura de transportes, mientras que países como China han realizado grandes inversiones para reducir su costos logísticos y mejorar su ventaja competitiva. La producción de microprocesadores en el mundo se encuentra concentrada en Taiwan, sin poder cubrir la creciente demanda y menos aún responder a una situación de emergencia en la cadena de abastecimiento durante la pandemia. Asimismo, la producción de petróleo se encuentra manipulada por el cartel de la OPEP+, cuyo principal interés es mantener la producción lo suficientemente baja como para mantener los precios del petróleo en promedios altos de 90 dólares el barril.


Por esto, la implementación y distribución de estos fondos, así como la calidad de los proyectos relacionados a estos tres paquetes serán esenciales para salir o prevenir una recesión, con grandes mejoras en la estructura y sostenibilidad de la economía, así como para el futuro de la ventaja competitiva de los EEUU.


3 visualizaciones0 comentarios
bottom of page