• Carlos Quintero

Incertidumbres que ha generado el coronavirus


Ante la propagación del COVID-19, ha generado grandes incertidumbres como: cuando los científicos podrán producir una vacuna. Además de la crisis económica que está causando alrededor del mundo, así como las crisis políticas que ya ha generado.


Algunos expertos opinan que la pandemia podría terminar con el establecimiento de una inmunidad colectiva. Implica también que los científicos puedan crear una vacuna efectiva y segura contra la enfermedad.

Ante la fácil transmisión de la enfermedad muchos países, han tomado medidas de protección para reducir la propagación del virus. Con el objetivo de evitar un gran estallido de infecciones que abruma al sistema médico, causando muertes excesivas a medida que se raciona la atención.

Esto permite que los gobiernos y autoridades de la salud puedan movilizarse, para desarrollar la capacidad de pruebas, para rastrear los contactos de las personas infectadas y para tratar a los enfermos al expandirse instalaciones hospitalarias, incluidos ventiladores y unidades de cuidados intensivos.

Es importante señalar que los ciudadanos esperen pacientemente la vuelta a una normalidad relativa. Ya que levantar las medidas que han tomado los gobiernos es demasiado pronto y riesgoso. Tomemos en cuenta que la provincia de Wuhan, comenzó a abrir nuevamente dos meses después de haber contenido la pandemia.

Annelies Wilder-Smith, profesora de enfermedades infecciosas emergentes en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, recomendó mantener las restricciones hasta que los casos diarios disminuyan de manera constante durante al menos dos semanas.


Es por esto que expertos de la salud de los Estados Unidos, afirmaron que una vez que empiecen a reabrir escuelas y empresas debe existir una etapa intermedia de limitación de reuniones. Las autoridades de la salud recomiendan a las personas a mantenerse alejadas entre sí, así como a las personas de alto riesgo que limiten su tiempo en público.


Es de vital importancia evaluar ampliamente la infección en la población, y a todas las personas con síntomas. Recordemos que en los casos más leves las personas pueden continuar desempeñando sus tareas diarias, y sin saberlo estar contagiando a otros.

De esa manera, aquellos que son infecciosos pueden ser aislados y todas las personas con quienes han tenido contacto cercano sean rastreados, y si es necesario también deben ser aislados, evitando mayor propagación del virus.


Actualmente existen docenas de empresas trabajando para desarrollar una vacuna efectiva, y que dé garantías contra la enfermedad. Sin embargo, estos son procesos largos y complejos, por lo que los especialistas en reiteradas ocasiones han afirmado que una vacuna contra el coronavirus, podría estar lista entre 12 y 18 meses.


Algunos especialistas en vacunas creen que los gobiernos, los ciudadanos y los inversores deberían moderar su optimismo. No está claro si los métodos funcionarán, si se cumplirán los plazos o si las empresas podrán fabricar suficientes tomas.


En cuanto a una inmunidad colectiva, los especialistas afirmaron que ocurriría esto solo si la recuperación de una infección deja a las personas con inmunidad duradera. Por lo que se desconoce si este es el caso con el COVID-19, algunas investigaciones suponen que el número real de infecciones es mucho mayor que los casos confirmados. Si eso es cierto, los países están más cerca de la inmunidad colectiva de lo que sabemos.


2020 DelfinoCo Negocios.

All rights reserved: DelfinoCo