• Carlos Quintero

Expertos consideran que las pensiones son bomba de tiempo


Actualmente los fondos de pensiones enfrentan el desafío de obtener rendimientos decentes en una era de tasas de interés cercanas a cero. Muchos gobiernos mantenían un grado de preocupación por los planes nacionales de pensiones, y la dificultad que tendrían para cumplir con estas obligaciones.


Estudios sugieren que para 2035, el sistema básico de los Estados Unidos, ya no podrá cubrir los pagos. Obligando de esta manera a una reducción del 20% en los beneficios. Mientras que a nivel mundial el déficit podría escalar hasta el 23% para 2050, estimó la consultora del Grupo de los 30


En Francia, existe una propuesta para aumentar la edad de jubilación en algunos profesionales, estimularon huelgas nacionales. En Brasil también se generaron protestas antigubernamentales con respecto a estas propuestas. Mientras que ha habido menos alboroto por movimientos similares en países como Alemania y el Reino Unido.


Para muchos gobiernos el sistema de pensiones se ha convertido en un problema, debido a que el número de personas mayores a 64 años se duplicará a 1.500 millones en 2050, según las estimaciones realizadas por las Naciones Unidas, mientras que las tasas de fecundidad están disminuyendo a largo plazo. Esto significa un menor proporción de personas que pagan impuestos y una proporción más alta de beneficios de pensiones.


El gobierno de Japón, podría ser el ejemplo que muchos gobiernos puedan adoptar en el futuro. Ya que han aumentado el impuesto a las ventas profundamente impopular para aumentar los ingresos y ha presionado al administrador de su gigante fondo estatal de pensiones para que adopte un enfoque más riesgoso al comprar más acciones y activos en el extranjero.


Actualmente es más difícil obtener devoluciones, esto debido a que los administradores de pensiones han favorecido tradicionalmente las inversiones de menor riesgo, como los bonos del gobierno, ya que el objetivo es proporcionar ingresos estables y predecibles. Sin embargo, dichos bonos han caído a alrededor de cero o incluso menos en las principales economías.


Es por esto que los administradores de pensiones, han estado realizando haciendo apuestas más riesgosas. Tomando como ejemplo a APG Asset Management, que invierte el mayor fondo de pensiones de los Países Bajos, está comprando en autopistas en los Estados Unidos, y en un aeropuerto belga.


Los gobiernos ante la propagación del coronavirus aumentaron la deuda, potencialmente reduciendo su capacidad de pagar pensiones en el futuro. El colapso del mercado a principios de 2020 también demostró los peligros de poner más responsabilidad en las personas para administrar sus propias pensiones e inversiones.


Además de la necesidad de ahorrar más dinero, las personas permanecerán en la fuerza laboral por más tiempo, privando de empleos a los trabajadores más jóvenes. Otra recomendación: reducir las expectativas de las personas de que una pensión se acerque a sus ingresos de la vida laboral.


2020 DelfinoCo Negocios.

All rights reserved: DelfinoCo