top of page

Australia exige que Optus pague por nuevos documentos de identificación de clientes

Actualizado: 30 sept 2022


Los gobiernos federal y estatal de Australia pidieron el miércoles a Optus que pague por el reemplazo de documentos de identificación, incluidos pasaportes y licencias de conducir, para evitar el fraude de identidad después de que piratas informáticos robaran datos personales de 9,8 millones de clientes de la compañía de telecomunicaciones. El gobierno australiano culpó a la ciberseguridad laxa en Optus por la violación sin precedentes de la semana pasada de la información personal de los clientes actuales y anteriores. Los que corren mayor riesgo de robo de identidad son los 2,8 millones de clientes a quienes les robaron la licencia de conducir y los números de pasaporte. El primer ministro Anthony Albanese rechazó los pedidos de los legisladores de la oposición para que el gobierno renuncie a los costos de reemplazar los pasaportes de los clientes de Optus comprometidos. La ministra de Relaciones Exteriores, Penny Wong, escribió el miércoles a la directora ejecutiva de Optus, Kelly Bayer Rosmarin, solicitando su "confirmación lo antes posible" de que la empresa con sede en Sídney pagaría los pasaportes de los clientes vulnerables. Diferentes estados han tenido diferentes respuestas a las solicitudes de reemplazo de licencias de conducir: Queensland y Australia del Sur han anunciado reemplazos gratuitos para los clientes afectados, mientras que Nueva Gales del Sur cobrará a los clientes de Optus por las licencias de reemplazo. Pero el gobierno estatal ha dicho que espera que Optus ofrezca reembolsos en unos días. El estado de Victoria también ha pedido a Optus que pague nuevas licencias, pero sigue cobrando a los clientes de la empresa. Optus ofreció esta semana a sus clientes “más afectados” monitoreo de crédito gratuito durante un año. El gobierno federal solo se dio cuenta de que los números de identificación de los clientes de atención médica se encontraban entre los datos robados el martes por la mañana, cuando los registros de 10,000 clientes fueron arrojados a la web oscura como parte de un intento de extorsión por parte del pirata informático que exigió a Optus pagar un rescate de $1 millón. Los llamados números de Medicare se aceptan como prueba de identidad, al igual que los pasaportes y las licencias de conducir. El pirata informático, que usa el nombre en línea Optusdata, retiró una demanda de rescate el martes en una publicación en línea que afirmaba que los datos robados habían sido destruidos.

3 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page