Toyota envía contundente mensaje después que Trump lo considerara una amenaza para los EE. UU.


Donald Trump, aseguro el pasado viernes que los automóviles importados amenazan la seguridad nacional de los EE. UU. Este anuncio causo ruido en los fabricantes de automóviles “Toyota Motor Corp”. Esta situación evidencia las conversaciones contenciosas entre la Casa Blanca y los principales socios comerciales de Estados Unidos.

Toyota Motor Corp., respondió a estas declaraciones de Trump. Afirmo que, "envía un mensaje a Toyota de que nuestras inversiones no son bienvenidas, y las contribuciones de cada uno de nuestros empleados en todo Estados Unidos, no son valorados".

El fabricante de automóviles más grande de Japón, afirmo haber gastado más de $ 60 mil millones a favor de la infraestructura del país, incluidas 10 plantas de fabricación.

El pasado viernes, el Presidente de los Estados Unidos aprobó la posición de su Departamento de Comercio, en donde concluyo que las importaciones de vehículos y autopartes, son contraproducente para la seguridad nacional. Todo esto es consecuencia, de la baja en la participación del mercado, para quienes producen automóviles "de propiedad estadounidense", desde la década de 1980.

La Casa Blanca decreto 180 días para conversar con Japón, la Unión Europea y otros importantes exportadores de automóviles.

Los fabricantes de automóviles, dicen que tienen la esperanza sobre el resultado de estas conversaciones. Aseguran que paralizar las importaciones obligaría a los consumidores estadounidense a incrementar sus pagos, así como aumentar el desempleo en el país, influyen en la economía de los EE.UU. Esta crítica aparece meses después de su compromiso de agregar $ 3 mil millones a un plan de inversión de un año en Estados Unidos.

Así como Toyota Motor Corp., otros fabricantes de automóviles también manifestaron su preocupación con todo este tema automovilístico. La Alianza de Fabricantes de Automóviles, un grupo comercial que representa a una docena de los fabricantes de automóviles nacionales y extranjeros más grandes que trabajan en EE.UU., aseguran que los precios más altos llevarían a 700,000 desempleados estadounidenses.

El lobby del automóvil, indico por medio de un comunicado, "estamos profundamente preocupados de que la administración continúe considerando la imposición de tarifas de automóviles, al aumentar los precios de los automóviles en general y aumentar los costos de mantenimiento y reparación de automóviles, las tarifas son esencialmente un impuesto masivo para los consumidores".

Los fabricantes de automóviles, lamentan que Trump los sentencie, y comento "Nuestras operaciones y empleados contribuyen significativamente al estilo de vida estadounidense, a la economía de los EE. UU. Y no son una amenaza para la seguridad nacional”.

#ToyotaMotorCorp #FabricantesdeAutomóviles

2020 DelfinoCo Negocios.

All rights reserved: DelfinoCo