“No, Bayly, no hay vida indigna”.


Lamentable oír a gente influyente hablar de la vida

como si solo tuviera valor si se vive con éxito. La vida es invaluable, y como tal, no puede perder valor.

“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”. Los últimos versos de la jornada segunda que dan el título a la célebre obra de Calderón de la Barca.

Desde hace mas de 300 años, Calderon de la Barca nos recuerda que en la vida se está arriba y se está abajo. Que nos creemos ser dueños de un estilo de vida, de un ser o estar, sin darnos cuenta que todo viene y va; que no somos mas que lo que nos creemos ser. Que nos creemos que la vida es digna cuando se esta bien, mas no cuando se vive en escasez; escasez de bienes, escasez de amor, escasez de tiempo.

Mientras pensemos merecer, viviremos sufriendo la escasez e ignorando el verdadero valor de la vida. Por ello creo que el éxito no yace en lo obtenido, sino en levantarse y seguir con la frente en alto, viviendo cada minuto de ella; viviendo los buenos y malos momentos, saber lo que se siente el amor y el sufrimiento; saber lo que se siente haber sobrepasado otra etapa de la vida sin haberse rendido.

Solo se vive plenamente cuando se ha vivido ciertamente; aceptando lo que nos toca en cada etapa de la vida, luchando y disfrutando cada experiencia que nos toca afrontar.

Calderon de la Barca lo tenia muy claro, “Todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende”. Por ello en la historia conocemos de tantos suicidas de éxito. Porque conocemos el personaje, pero nunca llegamos a conocer a la persona; quien también sufre, quien también sangra. No llegamos a entender como gente fuerte, inteligente y de éxito puede tomar una decisión tan extrema, tener un final tan catastrófico. Y es que todo se resume a lo mismo, el conflicto del ser.

Vive plenamente, vive el amor y el sufrimiento; vive con la certeza de que no eres lo que vives, pero que vives lo que te toca vivir. Acepta lo que te toca y no lo sufras, acéptalo con mente abierta y encontraras que todo tiene un significado y una razón de ser. Acéptalo y da lo mejor de ti siempre, porque tus acciones siempre tienen un impacto en la vida de los demás. Deja lo mejor de ti, siempre. Entiende que se puede ser feliz en la abundancia y en la escasez. Entiende que el fracaso no es de quienes fallaron, es de quienes dejaron de intentar.

Fragmento del programa donde Bayly asevera que, “Alan comprendía que su vida ya no era digna de vivir”.

#AnálisisyOpinión

2020 DelfinoCo Negocios.

All rights reserved: DelfinoCo