• FM

Bienes Raíces podría ser la mejor y más segura inversión que usted pensaba.


Según un estudio publicado este mes titulado "El riesgo total de riesgo total”. Bienes raíces puede ser la mejor inversión y más segura que usted pueda imaginar.

Podríamos definir que las acciones producen un rendimiento real mucho más altos que los de los títulos públicos. Según la mayoría de las estimaciones, la brecha es de aproximadamente 6,5 puntos porcentuales; mientras que los bonos del gobierno pueden ofrecer un rendimiento promedio de alrededor del 1 por ciento al año, por ejemplo, las acciones obtienen alrededor del 7,5 por ciento al año (las cifras precisas dependen de la muestra de datos). Las acciones, sin embargo, son mucho más riesgos, por lo que hay un equilibrio entre el riesgo y el rendimiento.

Los rendimientos de bienes raíces son más difíciles de medir, tanto a lo largo del tiempo como a través de los países. Una de las dificultades es medir la devolución del "alquiler imputado", es decir, si compra una casa, también tiene el placer de vivir allí y no tiene que pagar el alquiler en otro lugar. Pero muchos analistas dudaron si el retorno a la vivienda en los Estados Unidos fue sólido durante, digamos, el período 1890-1990.

Los autores del estudio mencionado anteriormente, Jordscar Jordà , Moritz Schularick y Alan M. Taylor, han construido una nueva base de datos para los EE. UU. Y otras 15 economías avanzadas, que van desde 1870 hasta el presente. Su sorprendente hallazgo es que los retornos de la vivienda son aproximadamente iguales a los retornos de la equidad, y además la vivienda como inversión es significativamente menos riesgosa que la renta variable.

En su muestra completa, las acciones promedian un 6.7 por ciento de retorno por año y la vivienda de 6.9 por ciento. Solo en EE. UU., Las acciones obtienen un 8,5 por ciento y las viviendas un 6,1 por ciento, siendo esta última cifra más baja pero aún bastante respetable. La desviación estándar de los retornos de la vivienda, una medida del riesgo, es menos de la mitad que para las acciones, ya sea para los datos de países cruzados o solo para los Estados Unidos. Otra medida de riesgo, la covarianza de los retornos de la vivienda con los niveles de consumo privado, también muestra que los bienes raíces son una inversión más segura que las acciones, nuevamente en promedio.

Una implicación obvia es que muchas personas deberían considerar invertir más en vivienda. Los autores muestran que los costos de transacción de negociar con bienes raíces probablemente no borran las ganancias que se pueden obtener al invertir en bienes raíces, al menos para el comprador de vivienda típico.

Además, debido a la globalización, los rendimientos de las acciones están cada vez más correlacionados entre los países, lo que dificulta la diversificación. Eso es menos cierto en los mercados inmobiliarios, que dependen más de las condiciones locales. Por lo tanto, comprar bienes raíces en diferentes países, si está en una posición financiera para hacerlo, es una buena manera de diversificar, de alguna manera mejor que las acciones.

Una implicación es que la generación del milenio, que a menudo es tímida por el hecho de haber experimentado tanto la burbuja inmobiliaria como la alta deuda estudiantil, está perdiendo una buena inversión. Un efecto secundario desafortunado es que el acceso al mercado de la vivienda, especialmente a una edad temprana, puede ayudar a crear y perpetuar un sistema de clase dual en los EE. UU. Y en muchos otros países.

Una implicación más sutil de este estudio es que, dejando de lado los bienes raíces, los economistas aún no entienden muy bien por qué las personas no compran más acciones en relación con la tenencia de efectivo. La vieja historia era que las acciones son demasiado arriesgadas, y seguramente hay algo en esa hipótesis. Pero incluso cuando el riesgo es menor, como ocurre con los bienes raíces, muchas personas prefieren mantener el efectivo.

Eso es un enigma, y ​​tal vez signifique que el riesgo es un factor más pequeño que determina las decisiones de la cartera de lo que solíamos pensar. Por ejemplo, puede haber razones de psicología y educación, o segmentación del mercado, que muchas personas no utilizan su dinero de manera más agresiva. Además, el arbitraje de inversionistas externos adinerados, que enfrentan pocas restricciones de liquidez, aparentemente no ha sido lo suficientemente fuerte como para erradicar la diferencia de rendimiento en activos inmobiliarios y activos de menor rendimiento. Tal vez eso signifique que se creará otra clase de millonarios y multimillonarios de bienes raíces, a medida que se aprovechen esas oportunidades.

Entonces, ¿cuál es la trampa? Bueno, dado que los inversionistas en acciones se informan regularmente, el rendimiento pasado no es indicativo de resultados futuros. Muchas naciones industrializadas están entrando en períodos sin precedentes de baja fertilidad, por ejemplo, y eso podría significar que el futuro de la vivienda no será tan glorioso porque la demanda podría ser débil. Al mismo tiempo.

Nunca inviertas mucho dinero en base a un solo trabajo o estudio. No obstante, en el margen, el caso de los bienes inmuebles acaba de mejorar.

#BienesyRaíces

2020 DelfinoCo Negocios.

All rights reserved: DelfinoCo